So, this happened.

image

It was a really, really interesting night.

Long story short:

The average voter takes an interest in politics when a story really stands out, or when it is urgent to decide who to vote. So, very occasionally during the four years preceding an election, and then the previous week. Trump stood out as an outsider. And he really stood out, in general. And there is a general discontent with how the elites are managing the country – it is a failure of capitalism itself but, again, this is not what the average voter wants to think about. They will vote someone who will disrupt and change what the government has been doing. Hillary Clinton really really tried to appear level-headed and moderate, the sensible option. Not the right strategy. Should have been Sanders in her place, but she (and the rest of the apparatus of the Democrat party) saw fit to push him aside and use the opportunity given by a joke of a contender to have four years of helping her corporate friends and paying back favours inside the party.

And then she lost. She lost hard.

There are people protesting over the fact that she technically got more votes. They would not be protesting if it was the other way around. The democrat party have done nothing to fix this, because it was useful for them. They knew how to play the game. They had more money, more experience, more celebrities, more everything. Trump even had another right wing candidate stealing him around 3% of the vote. And he won. He won hard. Against all odds.

This is a disaster, of course. But it is Hillary Clinton’s fault. Again, it should have been Bernie Sanders. She knew it was him who had the supporters and the natural candidate. I am really angry at her. Trump is going to destroy the climate and push the whole world’s political discourse to the right.

The only good thing coming out of this is that, finally, there might be a worker’s movement. A real left. A fight for socialism.

EDIT: apparently Sanders wrote a bit about it.

Prosa Cipotuda

dirty-dicks-pub

 

En este artículo de El Español, Iñigo Lomana repasa exponentes de lo que ya se puede calificar de corriente literaria: votantes potenciales, cuanto menos, de Ciudadanos, gente de extremo centro, con la costumbre de combinar rudeza impostada con lírica también impostada y llamarnos a todos nenazas y moralistas.

Leedlo porque es extremadamente divertido y brillante.

Corrientes adversas al libre mercado

The New York Times habla en un reciente artículo de la creciente consciencia sobre la espada de doble filo que es el libre mercado. La teoría económica más básica permite entender que unir dos territorios en un mismo mercado económico, sin divisiones, implica cambios para ambos territorios. No es, por tanto, algo que quienes han impulsado uniones económicas y tratados de libre comercio hayan descubierto ahora: quien ha defendido un tratado de estas características lo ha hecho porque se sabe parte de los que saldrían beneficiados de ello, y sabiendo que habría perjudicados. Hay una mayoría de ciudadanos que, sin embargo, no eran conscientes de que las atractivas rebajas en productos de consumo significarían, al cabo de no demasiado tiempo, unas difícilmente evitables rebajas en sus condiciones laborales.
La defensa del libre mercado se apoya, dice el artículo, en la identificación de los ciudadanos de países occidentales (Estados Unidos en el original) como consumidores. Si se consigue que la discusión se centre en los precios de los productos, y no en los salarios de los trabajadores, es difícil resistirse a lo que nos ofrece derribar fronteras y aranceles. Se ha intentado sugerir en campañas políticas alrededor del mundo que los tratados de libre comercio brindarían nuevas oportunidades de negocio y que todos saldríamos beneficiados, pero las pruebas nos dicen lo contrario. Quien ha podido –y, por supuesto, sabido– beneficiarse de esta expansión del mercado ha visto como su público potencial se multiplicaba y sus proveedores le ofrecían condiciones y precios cada vez mejores debido a la competencia. El problema radica en que el trabajador es un proveedor más, y también debe enfrentarse a una competencia mucho mayor. Esto ha tardado más tiempo a llegar, pero ha llegado y la política se ha empezado a hacer eco de ello.
Las campañas políticas en el período reciente han buscado maneras de justificar y soluciones que ofrecer a los salarios estancados, cuando no en recesión, y a las pésimas perspectivas para las clases trabajadoras que ofrece el panorama laboral del momento. Por primera vez en mucho tiempo hemos oído mensajes en contra de los tratados de libre comercio y la libre circulación de capitales, si bien no en estas palabras. Si bien es muy posible que hablen únicamente en clave electoral, estos conceptos permean y llegan hasta los ciudadanos menos interesados en economía, que al oír algo distinto a lo habitual empiezan a pensar en qué posición es la mejor. En muchos casos seguirán lo que su grupo, o partido político, defienda. En otros, sin embargo, habrá un análisis de pros y contras. Que no haya un mensaje homogéneo es siempre favorable.

Model economics

Not knowing about economics is hard. This is the main reason I want to start a degree in economy next year: I am going to absorb that knowledge and spread it as fast and wide as possible. The Foundation for Economic Education (fee.org) has the right name but, sadly, it turns out not to live up to it.

This article in the web page defends government regulation of the economy is unnecessary, as the market will self-regulate thanks to boycotts and consumers making the right moral choices (“Moral outrage makes markets work: social signaling makes top-down regulation irrelevant”). It is an extremely attractive theory, and it looks like it should work, all the more in a society where social networks and wide access to the internet makes it easier for citizens to share information. This is the kind of model economics taught in universities: they make for very nice and clean explanations.

There are two fundamental flaws, however: first, assuming consumers are absolutely free to choose and, second, that they have perfect access to information. This is so much not the case it really surprises me the author was able to ignore reality long enough for him to be able to finish the article. We are not free to choose. Our salaries, to start with, condition what we can buy. It would be absolutely in our best interest to buy free trade products, to only buy from companies that do not participate in human rights violations and do not exploit the poor. It’s just that we cannot. The price attached to those products makes it impossible. Furthermore, not everyone knows what is in their best interest, as even when the information is available it takes time and a previous education to be able to understand certain facts. What’s more, we are still influenced in a great deal by what the mass media say. These media know how to explain better, make it sound more convincing, influence more.

The consumer is seldom perfect, and this makes top-down regulation not only a good idea but a necessity for society to thrive.

Who are the top 1%

A recent article -calling it an article is a bit of a stretch actually,  as it is an extremely short text- by the CATO institute tries to put the recent protests against inequality in the USA by trying to make middle class citizens feel they are privileged in relation to the rest of the world. The writer looks at some annual income data and reaches the conclusion that making more than 32k $ a year places an individual in the top 1% of the world’s population. This got a fair amount of comments in the economy Reddit,  where some defended this article made many protests invalid or self-centered.

The CATO institute is a right-wing think tank created to fight any kind of push towards regulation or redistribution. This allows us some perspective on what the text is trying to achieve, but it is an interesting piece nonetheless. Are we being selfish? Are we actually privileged and shouldn’t be protesting? Let us analyze that, check some data, and see what is really happening.

Free market Capitalism has become the dominant economic doctrine and is the way global economy is run. In this system, a capitalist -someone who has a certain capital, that is, money or means of production- can invest it in an enterprise, be successful, and expand their capital. They can also be unsuccessful and lose part of their capital, in which case they could become dependent on their labour alone. Capital acts as a multiplier of sorts: a sufficient amount of capital will make any small effort enough to achieve success. What we earn every year can have an effect on our capital, of course, but what really places us in a better or worse place in a capitalist system is the capital we have accumulated. The top 1% is determined by what a person has, not by what a person makes. The question, therefore is what we should possess to be part of this minority. This is a piece of data the article fails to mention. I was able to find the reason without having to look that hard, and it speaks loud enough to be a good way to end this post:

The threshold to be part of the global one percent is having 770k$.

Capitalismo de shock

maxresdefault

No he leído aún “La doctrina del shock” de Naomi Klein, pero la he escuchado hablar largo rato sobre tanto el concepto como el libro en sí. Voy a leer el libro sin duda, en papel si lo encuentro en su lengua original a un precio razonable o en ePub si eso no sucede. En cualquier caso, todo lo que dice Klein al respecto de lo que ella llama “Capitalismo de Shock” me parece terriblemente interesante, así que me dispongo a presentar la idea.

La autora presenta la idea de una serie de acciones mediante las cuales se extienden los limites de lo que se puede convertir en negocio para aquellas empresas lo suficientemente grandes como para influir en aquellos capaces de provocar un shock. Los shocks pueden ser de naturaleza economica (la bancarrota de una empresa o de un sector publico) o militar (golpes de estado, invasiones, atentados), pero en cualquier caso son empujones a la mentalidad del publico, en el menos grave de los casos, o sencillamente la subyugacion de un pais para convertirlo en consumidor y esclavo del que obtener recursos. La guerra contra Irak costó muchísimo dinero al público en Estados Unidos, pero ha sido terriblemente beneficiosa para algunas empresas que han conseguido condiciones muy ventajosas para la extracción de materiales y contratos millonarios para la reconstrucción del país o la seguridad. Del mismo modo, la crisis en la que estamos inmersos se puede ver exagerada o minimizada por los medios de comunicación según convenga a los intereses de quien paga el medio de comunicación en cuestión o al gobierno de turno: un recorte en sanidad, combinado con algunos reportajes sobre la gran calidad de la sanidad privada, pueden provocar un influjo de nuevos clientes hacia las aseguradoras.

Hasta donde puedo entender por sus conferencias y discursos, el capitalismo de shock o de desastres es la necesaria continuación o consecuencia de la implementación exitosa del capitalismo y de políticas neoliberales en Estados Unidos y sus aliados, que requieren un constante crecimiento, por dos razones. La primera es la solución que propone la politica neoliberal al problema de la desigualdad. El sistema capitalista de producción y explotación genera necesariamente situaciones de terrible injusticia en el reparto de beneficios, porque ésa es su idiosincracia y su funcionamiento natural: la concentración progresiva de la riqueza y de los métodos de producción. La respuesta neoliberal al problema de la desigualdad, frente a la exigencia de un reparto más equitativo de los recursos actuales por parte de movimientos de izquierdas, es que debemos aspirar no a redistribuir el pastel sino a hacerlo más grande, para que todo el mundo recibamos más, y que el modo más efectivo para conseguirlo es permitir que los grandes jugadores, los que dominan la economía, quien quiera que posea capital, pueda jugar con él y llevar a cabo sus negocios. Este discurso no es más que una vuelta de tuerca a la vieja teoría de la economía de degoteo: si aquellos en los estratos más altos de la sociedad obtienen muchos beneficios, éstos permearán y acabarán llegando a todo el mundo. Ambas teorías pueden ser refutadas tanto por los datos empíricos (el grueso de la población, incluso en el mundo desarrollado, ha visto sus salarios mermados o estancados mientras que las grandes fortunas se beneficiaban de cada vez mayores beneficios) como por la simple mención de un concepto básico de economía: si hay más dinero disponible, los precios se ajustarán a la nueva realidad y sólo se beneficiarán de este nuevo dinero aquellos que accedan a él los primeros, antes de que se ajusten los precios. A pesar de que es fácil ver y demostrar que el que las grandes fortunas crezcan no es beneficioso para las clases más humildes, el discurso es suficientemente convincente para seguir siendo usado una y otra vez, y para dar justificación a políticas economicas. Esto es sorprendente en parte porque está dejando claro, implícitamente, que la cesión de parte de su riqueza por parte de la clase más bienestante no es siquiera una opción.

trickle-down-economics

La segunda razón por la que el capitalismo requiere una constante expansión es que no es sino un sistema de extracción constante, una gran aspiradora de recursos. Este sistema requiere nuevos sitios de los que extraer cuando el contexto actual está agotado o cuando es más sencillo cambiar de contexto para maximizar beneficios y eficiencia. Pensad en un negocio clásico, en el más inocente modelo de negocio capitalista. Cuando el enfoque está en la obtención de beneficios, la eficiencia y el crecimiento se convierten en necesidades, y la concentración es inevitable. Más adelante, el modelo que era efectivo en un entorno se convierte en menos eficiente y requiere de nuevos lugares de donde extraer. Como la electricidad, el sistema capitalista de producción busca el camino con menos resistencia y procede a usarlo como cauce para su funcionamiento. Todo debe eventualmente convertirse en un negocio, pero se irá atendiendo siempre aquella oportunidad que ofrezca más posibilidad de explotación y beneficios.

Todo esto lleva a que la expansión es necesaria e inevitable. Los poseedores de capital en una nación capitalista intentarán, siempre, convertir en negocio todo aquello donde pueda ser convertido en negocio. El neoliberalismo es la creencia de que lo más interesante para los ciudadanos de una nacion, para la felicidad y el beneficio de todos, es que no se ponga ningún límite a lo que puede ser un negocio, y que todo funcionará más eficientemente si alguien se beneficia de ello a nivel personal. Cuando la misma política extranjera y el estamento militar y policial de un país se convierten en herramientas para la expansión de los grandes negocios del mismo, todo es posible, en un sentido trágico de la expresión. Se pueden preparar golpes de estado e invasiones para facilitar la obtención de recursos en otras naciones. Se puede ejercer un control violento de las ideas y los movimientos sociales para asegurarse de que no cambian los métodos de producción y que el beneficio sigue asegurado.

En palabras de Gillian Tett, el control de los métodos de producción es importante pero tanto o más lo es el control del discurso, de la narrativa. Qué se discute y qué no. El capitalismo de shock, la generación de un estado de pánico para facilitar a través de la invasión, o a través de legislación aprobada gracias al miedo, un mayor beneficio y más oportunidades de negocio no debe sorprendernos porque es la continuación lógica a la mentalidad capitalista neoliberal.

Google no es lo que parece

dont-be-evil-google1

La lectura de una reciente entrevista con Julian Assange puso de manifiesto lo que en cierta manera todos podíamos sospechar: Google no es la pequeña compañía con ganas de hacer un mundo mejor que fue.

En primer lugar, se ha convertido en un auténtico gigante tecnológico, aunque nos cueste entenderlo a todos aquellos que estamos habituados a que los gigantes tecnológicos sean productores de hardware. Google es una compañía enorme hoy día, no sólo económicamente sino, sobre todo, en cuanto a la influencia que ejerce. Para un gran número de usuarios Google e Internet son equivalentes. Conocemos, conocéis, estoy seguro, usuarios que no entienden siquiera el funcionamiento de la barra de direcciones del navegador. Las cosas se buscan en Google. Todo empieza ahí. Eso le permite a la compañía saber muchísimo sobre lo que se busca en internet, donde se busca, cuando se busca, como se busca y, aqui viene el problema, quien lo busca. La iniciativa de Google de ofrecer correo electronico gratuito, sincronizacion de marcadores, notas, contraseñas y aplicaciones no es un acto de generosidad sino una manera de tener acceso a nuestros datos. Estamos pagando con nuestra privacidad, y Google se ha hecho con una cantidad ingente de información.

En segundo lugar, Google se ha convertido en un aliado vital del gobierno de Estados Unidos y es una avanzadilla en la guerra en la red. Una verdadera arma. Google puede influir en países con facilidad, con la ayuda de Twitter, Facebook y otras grandes empresas americanas. Además, es una máquina de obtener información sin parangón. Es esto, y no una defensa de valores, lo que está detrás de la política china de limitar el acceso a estos servicios.

En resumen, debemos asumir que Google no sólo está haciendo negocio con nuestros datos, sino que además colabora con el gobierno de Estados Unidos activamente. No estamos hablando de un caso como el de Apple, donde sencillamente no se lleva la contraria al gobierno y se ceden datos cuando se requieren: La propia compañía ha diseñado los sistemas de vigilancia. Google es parte del sistema. Deberíamos tenerlo en cuenta.