Los iPhone aguantan más tiempo

soporte-oficial-iphone-001

No hay mucho que discutir aquí. Los iPhone soportan mejor el paso de los años, porque Apple se esfuerza más en que puedan hacerlo. Su estrategia es infinitamente mejor. Lanzar un número reducidísimo de modelos le permite poder trabajar en ellos muchísimo más. No todo es perfecto, por supuesto. El soporte de Apple a los dispositivos antiguos es poco menos que una trampa. Si se ha estirado el soporte a 5 años es porque el hardware de los iPhone tarda más en renquear, y hay que hacerlo renquear. Esto es una crítica que, sin embargo, hay que situar en contexto: rara vez un teléfono Android aguanta más de 3 años. Y no tiene aspecto de cambiar.

Los fabricantes de teléfonos Android trabajan con beneficios muchísimo más reducidos. Para ver hasta qué punto es así, veamos dos gráficos. La primera representa la cuota de mercado de los principales fabricantes. La segunda representa los beneficios, en porcentaje respecto al total de la industria.

screenshot-at-2016-09-21-12-05-11

screenshot-at-2016-09-21-12-05-06

 

Apple captura un 91% del beneficio del mercado de los móviles. Pensad en eso detenidamente. Apple gana 9 de cada 10 euros de la industria de los móviles, una de las más grandes del mundo. Es sencillamente disparatado. Eso obliga a los demás fabricantes a probar todas las estrategias posibles y a hacerlo sin ningún margen de error. Cualquier atención a las actualizaciones de modelos antiguos queda relegada a un segundo plano por la necesidad imperiosa de generar ventas nuevas.  La batalla está tan desmesuradamente descompensada que no parece fácil salir de aquí.

¿Pueden los demás fabricantes intentar seguir la misma estrategia que Apple? No parece que sea el caso. Competir en el mismo segmento económico le ha costado a Samsung un lustro de Samsung Galaxy S con, invariablemente, mejores prestaciones que el iPhone contra el que competían. El reconocimiento de la marca Galaxy es ahora bueno, y se toma como una alternativa a tener en cuenta. Android parece ser el mayor problema de la marca surcoreana hoy por hoy: las actualizaciones, la incompatibilidad entre diferenciación y funcionamiento fluido (el eterno lag de Touchwiz) y las ocasionales vulnerabilidades y programas maliciosos, que los hay, a pesar de que el alcance del problema se ha exagerado bastante. Sony ha conseguido tener un relativo éxito con sus propuestas de alta gama gracias a su buena imagen de marca, previamente labrada con otros productos de excelente factura. De nuevo, sin embargo, de poco sirve. Su división de telefonía móvil aspira a no tener pérdidas, poco más. HTC, LG, Lenovo y tantas otras penden de un hilo. Microsoft ha tenido que abandonar la batalla por completo, a pesar del excelente sistema operativo que ha creado con Windows Phone, y Blackberry ha dado el salto a Android.

Así, los segmentos más bajos del mercado son los únicos en los que los fabricantes de teléfonos Android pueden aspirar a dominar y a acaparar beneficios – unos beneficios necesariamente menores. La batalla es encarnizada en los precios por debajo de los 300 euros, con una miríada de modelos y marcas. El principal perjudicado aquí es, de nuevo, Android. Es terriblemente sencillo que el modelo de 200 euros que se compre un usuario poco entusiasta funcione mal al cabo de muy poco tiempo. Además, ese mismo usuario poco entusiasta va a encontrarse de frente con todos esos pequeños (y no tan pequeños) fallos en el sistema operativo de Google. Es muy probable que busque un iPhone de segunda mano pronto, porque le han dicho que funciona sin más.
El futuro

Apple es el líder de facto del mercado de la telefonía móvil, y los defectos del sistema operativo de sus terminales son sólo apreciados por un número extremadamente reducido de geeks – e incluso estos pueden acabar apreciando la suprema estabilidad y consistencia del SO y perdonando esos detalles.

Google y Apple se han copiado mutuamente durante años en sus sistemas operativos. Parece que Google está preparandose para copiar el modelo de negocio mismo a Apple:

Los próximos terminales que presentará Google no llevan ningún tipo de distintivo del fabricante, HTC. Son dispositivos de Google. Su precio, se rumorea, será similar al de los iPhone. Varios comentarios alrededor de la web indican que Google, empezando este año, buscará una integración vertical mucho mayor entre sus servicios, su software, y los dispositivos en que ambos se usan. La marca escogida por la compañía es Pixel, ya usada en una tablet y un Chromebook.

Microsoft parece estar buscando un modelo parecido con sus Surface. Si bien sus modelos Lumia tienen los días contados, el largamente esperado teléfono Surface se rumorea con insistencia.

Samsung, por último, está preparada en caso de que Android cambie radicalmente de planteamiento. Su sistema operativo Tizen está preparado para su salto al primer plano, y ya es plenamente funcional y bastante más fluido que el propio Android, por lo que parece.

Vienen tiempos interesantes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s